Hace poco alguien me pidió consejo sobre como poder utilizar personajes o PNJs LGBTQI. Algo que me dejó bastante feliz, así que ahora voy a concentrarme en las personas que no saben cómo lidiar con un personaje no-hetero en sus juegos.

Estoy preparado a creerme que hay gente que no sabe cómo comportarse porque hay gente que aún vive en áreas con un índice de homofobia alto, donde hay menos gente fuera del armario o conocen a menos gays. Hay gente que, simplemente, no sabe. La ignorancia no es algo malo. Es sólo cuando queremos perpetuarla que se convierte en algo malo.

Así que, como tengo la enorme suerte de conocer a un montón de gente LGBTQI y tengo muchos aliados y aliadas que bendicen mi vida cada día, me fui a mis redes sociales y pedí consejo tanto de homosexuales como de heterosexuales.

Para comenzar, mi amigo James Pisanich dijo: “Para gente que esté en tu casa, yo recomendaría que, sencillamente, te olvides de su sexualidad y los trates a todos como tratas a tus amigos.

Y esto, que suena tan obvio, es un consejo muy serio. Imaginate que esos personajes son tus amigos. Hasta cierto punto, son una extensión de la jugadora que lleva el personaje. ¿Te importa que tus amigos sean gays? Si te importa, entonces eres parte del grupo de homófobos. El resto de este artículo probablemente no significará nada para ti. Probablemente ya hayas intentado borrar el contexto histórico de los enlaces que he puesto antes.

De otro modo, trata a ese personaje como tratas a tu amigo. No hagas que su sexualidad sea un problema. Sólo déjala estar ahí cuando y si tu amiga decide sacarla a relucir. Lo más probable es que sea menos a menudo de lo que esperas.

Alguien a quien respeto enormemente, Erik Stott de Bie, dijo: “…lo que importa es la inclusión casual. El cantinero cuyo marido es el cocinero. El noble pijo que tiene concubinas y concubinos. La hermosa elfa que ama a la anciana matrona con quien tiene una relación desde hace 50 años… Simplemente deja que esos personajes aparezcan y no los trates como algo excepcional o inesperado.”.

Ese consejo también funciona muy bien y tiene sentido. Deja estar esas cosas, sencillamente no las hagas el centro de atención. Sueltalas así, como si fuesen la cosa más natural del mundo. En un mundo de fantasía –  y todos los juegos de rol tienen algo de fantasía – podría ser fácilmente la cosa más natural del mundo.

Erik también menciona que “mucha gente confunde sexualidad con sexual, pensando que incluir personajes no-hetero equivaldrá a incluir sexo”.

Esto es probablemente el mayor miedo que tiene mucha gente: Si tengo personajes gays, tengo que esperar sexo gay. Establecer, como parte del contrato social, una zona de “no escenas de sexo gráficas” durante el juego – ni gay ni heterosexual – resuelve ese problema. Así te puedes concentrar en pasarlo bien con los personajes.

Evitar lenguaje homofobo casual es algo que ayuda muy y mucho y es más importante de lo que pueda parecer. Poner en entredicho la hombría de alguien por ser gay, o compararles con mujeres (lo cual también es sexista, pero eso es para otro artículo) sólo les hará sentir incómodos, incluso si es algo que se hace constantemente y es socialmente aceptado.

Y entiendo que eso puede ser bastante difícil, especialmente si conoces bien a la persona y estáis acostumbrados a bromear, así que pedidles ayuda. Pedidles que os indiquen cuando se ha dicho algo homofobo y se pasa alguien de la raya. Te darás cuenta de que es más común de lo que parece.

Lo cual me lleva al próximo paso: Pregúntale a los demás jugadores. Si no estás seguro de cómo tratar a un personaje dentro del espectro LGBTQI, pregunta qué necesitan tus jugadores de ti como director de juego, o como acompañante. Es muy probable que te estén agradecidos por preguntar. Depende de cómo preguntes, claro.

Por supuesto también puedes elegir el tornar toda la aventura alrededor de un argumento con un tema LGBTQI central, tal y como sugirió Erik. ¿Por qué no tener una princesa que os pide ayuda para rescatar a su amante cortesana que ha sido exiliada por su padre homófobo? ¿Porque no tener un príncipe que quiere que se le esconda para poder escapar con su caballero? Y, ¿por qué no tener un príncipe que os pide que recolecteis componentes para un hechizo que le permitirá transformar su cuerpo en el de una mujer para poder sentirse completa?

Sin embargo, si vas a tomar esa ruta, consulta con el resto de los jugadores. Algunas pueden estar lidiando con situaciones similares y necesitan la partida para escapar durante un rato. Shawn Harris tiene toda la razón cuando dice “gente dentro del espectro LGBTQI saben mas sobre homofobia y transfobia que heterosexuales cisgenero, asi o bien lo dejas estar (porque os sorprendería las cosas que pasaban históricamente) o pregunta a las jugadoras”.

Otra cosa que tener en cuenta es no hacer de la homosexualidad de ningún personaje el motivo por el que son antagonistas. La homosexualidad no es el enemigo.

A groso modo, lo mejor es no hacer del tema un asunto de importancia que no tiene porque tener. Recuerda que estás jugando un juego, no una actuación en la que le vaya la vida a nadie.

Solo diviertete y deja que los demás se diviertan también.