Hace un par de días hablaba con Justin Ziran sobre los mecenazgos y como la disrupción que han traído al mundillo de los juegos de mesa está sacudiendo los cimientos de la industria hasta puntos que todavía no están claros.

El me refirió a un articulo que escribió para otro blog hace ya un tiempo, en el que postula que parte del éxito de Kickstarter es el hecho de que los creadores se arriesgan mucho más que las empresas tradicionales y que uno de los motivos es que esos creadores tienen contacto directo con los consumidores.

Una de las cosas que Justin comenta es como las empresas grandes tienen que hacer matemáticas bastante serias para calcular cuantas copias de sus juegos hacer para llevar al mercado. Eso generalmente es una labor de “adivina adivinanza” ya que no hay forma de predecir si un juego se venderá bien o si se convertirá en un mega éxito o un mega-pinchazo.

Y luego están los costes y las consecuencias de ambos casos. Si el juego la pifia, perdidas de dinero. Si el juego tiene un éxito estrepitoso, el público se puede quejar porque las existencias se pueden acabar, se puede quedar demasiada gente sin comprar y eso puede afectar a la reputación de la empresa.

Para colmo, uno de los peligros a los que se enfrentan las empresas más tradicionales es la financiación colectiva. Y es peligrosa por muchos motivos.

Primero porque está captando la atención del público a niveles inesperados. Y eso es dinero que no se va hacia las arcas de las grandes empresas. O de las pequeñas empresas que dependen del modelo tradicional. No podemos olvidarnos de esas empresas tampoco.

Segundo porque la variedad de juegos, al cantidad y la originalidad es algo a lo que no le pueden seguir el ritmo. Por grande que sea una empresa, no pueden invertir tantos recursos a la investigación y desarrollo de juegos nuevos como cientos de individuos pueden en sus propias casas.

Tercero porque tampoco tienen los recursos para financiar tantos juegos como la afición se está acostumbrando a tener.

Así que las empresas grandes, al menos en los EEUU, están bastante jodidas. Y más lo van a estar a menos que hagan algo para evitar una proliferación aun mayor de juegos producidos por empresas pequeñas.

La cosa es… algo que he notado es que hay muchos juegos producidos por gente que tiene una gran idea y luego…. Puff…. Desaparecen. El juego se financia, a veces con una cantidad de dinero bastante seria, pero luego el juego, una vez sale a la luz, se olvida y no se vuelve a comercializar.

Y me parece un desperdicio.

Para nosotros, en España, eso tiene otro problema. Y es que no vemos tantos juegos publicados como los Americanos porque:

  • Hay demasiados y no hay tantas empresas para sacarlos en España
  • No hay bastante mercado como para sostener el vertiginoso crecimiento de juegos

Eso sí, los consumidores estamos viendo más juegos producidos en nuestro país, mientras que las empresas más grandes siguen trayendo lo que sale fuera.

Así que estamos en un buen momento si eres consumidor.

La cosa es que creo que las empresas grandes están totalmente ignorando que Kickstarter, Verkami, etc. Puede ser un filón para ellos también.

Me explico.

Un juego sale financiado en Verkami (o Kickstarter, o el que sea). Es solo una personita pero el juego tiene potencial para más de lo que esa persona podría explotar.

Mi sugerencia a Justin: ¿por qué no licencias ese juego conforme sale en KS?

Podrían tomar control del dinero que se ha utilizado para sacar el juego, terminarlo, distribuirlo y pagarle al diseñador un porcentaje. Exactamente igual que harían si hubiesen contratado o licenciado sin pasar por Verkami.

Eso podría dar a las empresas grandes juegos nuevos que han sido sondeados en el mercado con datos fiables, a los diseñadores el dinero para poder volver a diseñar en lugar de tener que pasar tiempo con los pormenores de producción y distribución.

Bueno es que algunas empresas españolas si que están haciendo eso para licenciar juegos, pero que no lo hagan empresas grandes en el extranjero… no se… me sorprende mucho.

¿Qué pensáis? ¿Llegarán a hacer eso?